La domótica es calidad de vida

 


Permanecer independiente

Cuando uno se hace mayor, muchas cosas se ven de forma más relajada. Pero también hay ciertas cosas que de repente resultan más difíciles: como subir escaleras, tirar de la correa de la persiana, extender el toldo girando la manivela –todo eso cuesta mucha fuerza. A pesar de todo, hay algo de lo que está seguro: no quiere renunciar a su independencia. Dentro de sus cuatro paredes. Y por eso apuesta por la técnica de automatización más moderna que le ayuda a superar de manera eficaz los desafíos cotidianos.

 


Superar fronteras

De un modo sumamente sencillo a través del reloj programador, la función de memoria de su emisor mural o desde el sofá con el emisor manual puede controlar, p. ej., de forma totalmente automática las persianas. De esa forma puede incluso controlar sin ningún esfuerzo zonas de la vivienda de más difícil acceso, como el sótano o la buhardilla. También las personas de movilidad reducida, ya sea de forma temporal o permanente, pueden hacer su vida mucho más fácil con Becker.

 


Técnica para el hogar

Por medio de automatismos motorizados y controles inteligentes no solo podrá controlar en todo momento sus persianas. ¿Desea disfrutar cómodamente de un café en la terraza? Ningún problema: un clic y su toldo le procura una rincón sombreado sin tener que darle a la manivela. ¿Quiere asegurarse de que por la noche todas las luces de la casa están apagadas? Eso es algo que puede programar y comprobar de un modo muy sencillo a través de su control centralizado de la vivienda. Las posibilidades son muchas –tantas como la libertad que ello le proporciona.

 


Manejo simple

Quizás se pregunte: "¿De qué me sirve tanta tecnología si no la sé manejar?" En este punto podemos tranquilizarle: una máxima facilidad de manejo y una comprensión sencilla son características esenciales de todas nuestras soluciones. Algunos de nuestros productos han sido distinguidos incluso con el sello de la GGT (Sociedad Alemana de Tecnologías Gerontológicas) Para que también pueda disfrutar plenamente de su vida en la tercera edad.